Empresa

Cómo convertir tu idea de un emprendimiento en un negocio

28/12/2016 Escrito por 0 comentarios

Cuando te planteas emprender, en muchos casos quieres satisfacer tanto tus objetivos de libertad como el lograr alcanzar un estilo de vida soñado. Se trata de convertir tu idea de un emprendimiento en un negocio rentable.

Para que puedas lograrlo y no te quedes en el camino, conviene establecer una estrategia que defina qué tienes que hacer para cumplir tus objetivos, tanto personales como empresariales, en lo que se denomina plan o mapa de negocio.

DEFINE TU MAPA DE NEGOCIO

Como paso previo a ponerte en marcha, es muy necesario que tengas claro cuál es tu pasión, cuáles son tus fortalezas y, al hacer la combinación, qué obtienes que te puede hacer único (lo que se llama la propuesta de valor). Una vez que hayas hecho esto, conviene tener claro los siguientes puntos.

1. Las metas

Es la estrategia lo que te lleva a tu destino. Si no sabes identificar cuál es tu objetivo (aquello que es medible, específico, definido en el tiempo, asequible y sostenible) no te molestes en seguir al siguiente paso.

2. El cliente ideal

Lo sabrás porque has definido más de un nicho o segmento de mercado pero, además, ahora tienes que definir tu arquetipo de cliente ideal (datos socioeconómicos, principales problemas, motivadores, etc.).

3. Tu definición

Te vas a presentar en función de los servicios o productos que ofrezcas en lugar de presentar tu propuesta de valor (la promesa de lo que un cliente experimentará cuando consuma tus productos o servicios). Estos son los beneficios que aporta tu empresa a tu cliente, evitando centrarse solo en la exposición de las características de lo que ofreces.

4. El esfuerzo

Por mucho que te esfuerces, si no sabes a dónde quieres llegar, qué quieres ofrecer y a quién, es tiempo perdido. No vas a lograr un plan o mapa de negocio, estás haciendo una divagación gigante y no vas a llegar a ningún sitio.

5. La suerte

En los negocios la suerte no existe. Lo que existen son señales que solo pueden interpretar quienes tienen un plan definido y reconocen que se están equivocando o están frente a una oportunidad.

Sin embargo, puede ocurrir que tengas clara tu estrategia, sepas qué tienes que hacer y en qué te tienes que enfocar para llegar a tu destino pero no lo haces porque no estás dispuesto a renunciar a nada. Consideras que la mejor opción es mantenerse en la ambigüedad. En este caso, ten presente que quien mucho abarca poco aprieta y es probable que al final tus oportunidades acaben por esfumarse.

Artículos que te pueden servir:

Aprende a pensar como un verdadero emprendedor
3 consejos para gestionar tu tiempo de forma inteligente

Lo importante es que analices los puntos expuestos y trabajes sobre ellos. Averigua cómo lo puedes aplicar en tu caso y haz cambios para lograr el sistema perfecto. No te prometemos resultados inmediatos, pero estarás sentando la base de algo que puede llegar a ser muy sólido.

Aprovechamos para desearte un año 2017 lleno de felicidad y sueños cumplidos. Estaremos de vuelta con más artículos en unos días.



Agnès Ferrer

Agnès Ferrer
Me dedico al diseño de páginas web orientadas a la experiencia del usuario y a la consecución de objetivos. En los últimos años he trabajado como asesora de marketing digital. Coordino todos los proyectos que pasan por Clave de Web.


Comentarios "Cómo convertir tu idea de un emprendimiento en un negocio"


Quieres compartir tus opiniones?

No publicaremos tu e-mail. Los campos con * son obligatorios.

Deja un comentario